La muerte del destacado pintor Hugo Zúñiga Guzmán deja un vacío irreparable en el mundo artístico. / Dr. Enrique Caballero

La muerte del destacado pintor Hugo Zúñiga Guzmán deja un vacío irreparable en el mundo artístico.

Nacido en Cahuatitán de las Flores en 1941, sus pinceles narraron la riqueza de su vida desde temprana edad. Criado en Acapulco, su formación artística lo llevó a la Escuela Nacional de Artes Plásticas, donde se destacó y recibió la oportunidad de perfeccionar sus habilidades en Nueva York y Chicago con una beca de la Embajada de EU.

A lo largo de su carrera, Zúñiga Guzmán cosechó reconocimientos notables, como la Presea Ignacio M. Altamirano, reflejo de su contribución excepcional al ámbito cultural. Su compromiso con el arte trascendió al fundar el Museo Independiente de Arte en Acapulco y la Casa Musso y Centro Recreativo de la Costa Grande en El Bejuco, demostrando su dedicación al enriquecimiento cultural.

El alcance internacional de su obra revela la universalidad de su talento, con exposiciones en diversos países como Estados Unidos, Canadá, Cuba, Argentina, Corea, España, Inglaterra y Nicaragua. Entre sus creaciones más destacadas se encuentran «Naturaleza Muerta, 1 y 2» (1954), «Desnudo de Modelo» (1960), «Islas Mujeres» (1961), «Nuestros Indígenas» (1993) y «La única democracia que existe es la muerte» (1994), testimonios pictóricos que perdurarán como legado artístico.

La partida de Hugo Zúñiga Guzmán deja un hueco en la paleta de colores de la creatividad, pero su impacto perdura en la memoria de quienes apreciaron su arte, recordándolo como un maestro que transformó lienzos en narrativas atemporales.

Hugo Zuñiga a quien conocía desde hace 45 años, era un enfant terrible. Lo tuve de invitado en casa de mi madre en varias ocasiones, en la pared de mi casa, hay un original, «Rostro de Ángel» que es un retrato, a pluma y acrílico de Jose Armando Medel, en la casa de mi hermana hay otra obra: «La suicida».

Lamentable su partida.
Debemos organizarle un homenaje.
Ayudaré a hacer lo conducente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *