_Sonata de la vida_ *Enrique Caballero Peraza*

_Sonata de la vida_

*Enrique Caballero Peraza*

En el vestíbulo silencioso de un hotel, quien llegó a ser el mejor actor del mundo, se sentó frente al piano con la serenidad de quien ha vivido muchas vidas en los escenarios.

Mientras acariciaba las teclas con destreza, un antiguo fanático, sorprendido, se acercó tímidamente, casi con veneración

– ¡Increíble! Nunca imaginé encontrarlo a usted, tocando el piano aquí. ¿Por qué lo hace?

El hombre que había personificado genios, presidentes y al más astuto y famoso asesino en serie, esbozó una sonrisa y contestó:

-La vida es un escenario más grande que cualquier teatro. ¿Sabes tocar? ¿Te gustaría unirte?

– ¡Por supuesto! Pero no ha resuelto mi duda, ¿por qué tocar el piano en lugar de estar en el centro de atención?

-A lo largo de mi carrera, aprendí que la verdadera grandeza está en encontrar la paz interior y compartir amor. La fama es efímera, pero la música y el amor perduran por siempre.

-Ha tenido usted tanto éxito, ¿no es eso lo más importante?

-El éxito es gratificante, más la verdadera felicidad reside en la conexión humana y en cultivar el amor en lugar de buscar la aprobación constante.

– ¿Entonces considera que la fama no es crucial para la felicidad?

-La fama es como una luz brillante, pero puede dejar sombras. La verdadera luz está en la paz interior y en las relaciones significativas. No te conformes con la búsqueda de aplausos, busca la melodía que haga resonar tu corazón.

El actor continuó tocando… y el vestíbulo se llenó de la armonía de sus notas, recordándoles a todos que la verdadera grandeza se encuentra en la sencillez y la autenticidad.

La fama, el éxito, son tan solo ilusiones vanas.

_Con admiración para Anthony Hopkins y Miguel García Maldonado. Dos grandes._

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *